CONSTANTE CONTRASTE

(Artículo publicado en POINTES 2010-2015 Ediciones Asimétricas)

La diversidad de elementos se encuentra de manera permanente en todos los ámbitos de la ciudad. La constante evolución ha propiciado ciudades de amplios contrastes a todas las escalas. Urbanismo, barrios, calles, edificios, materiales. Recorrer distintas capitales del mundo es recorrer la historia de la ciudad y ver cómo el hombre se ha ido adaptando a ella. Nueva York presume de su catedral terminada en 1865. Ciudad de poco recorrido que presume de edificio “antiguo”.

Entre tanto rascacielos, los reflejos de los vidrios colindantes ante la piedra de la iglesia hacen que esta catedral se torne especial. El entorno lo caracteriza. Los brillos destacan más si cabe ante la rugosidad de la piedra. El templo se encuentra en un constante contraste. Resultan enriquecedoras la disparidad de opiniones y las diferentes perspectivas de las cosas. Siempre aportan nuevos modos de enfrentarse a la realidad creando posiciones novedosas que uno no se podría imaginar si lo hubiera planteado de una manera más cerrada.

Del mismo modo ocurre con la arquitectura cuando forzosamente se crean edificios en zonas antiguas; el diálogo entre ellos es nuevo provocando situaciones que hasta el momento no se habían dado. La aportación debería ser positiva; sacar conclusiones a posteriori resulta sencillo. Bien es cierto que no siempre funciona, pues la concordancia entre elementos no es casual y ante situaciones tan dispares la solución requiere destreza; pero es de agradecer la no monotonía en las calles por las que uno se pierde por la similitud de todas sus esquinas.

La city londinense crece frente a construcciones de mayor edad sobreponiéndose en altura, mostrando sus tripas a través de fachadas acristaladas que dejan ver lo que ocurre en su interior, buscando coronar la ciudad y queriendo mostrase fortaleza por su altura. Se contraponen las obras más antiguas contra las más recientes, dando lugar a un generoso contraste con muchos matices. Edificios monocromáticos o prácticamente transparentes si no fuera por sus grandes estructuras frente a la piedra que se asienta. Ligereza contra masividad. Vidrios de suelo a techo frente a fachadas cerradas. Línea curva contra línea recta. Brillo contra mate.

La constatación del contraste.







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Si quieres esta foto escribe a: info@javibravo.com